Qué es la Compensación de Deudas

La morosidad empresarial es un problema muy grave que solo entre los años 2007 y 2012 provocó el cierre de más de 60.000 negocios en España. En el mejor de los casos, es un problema que deja a las empresas con las manos atadas y que provoca un efecto en cadena: si una empresa no paga a otra, esa otra no puede pagar a una tercera y así sucesivamente.

Más allá de los plazos regulados por la ley de la morosidad, el problema de fondo es la falta de liquidez que afecta a muchas empresas y que se agudiza en un momento de restricción crediticia como el actual. Y en este sentido la denominada compensación de deudas se está perfilando como una solución cada vez más realista a la hora de atajar este problema de raíz.

La compensación de deudas es un procedimiento financiero regulado en el Código Civil y que consiste en poder pagar con lo que a uno a su vez le adeudan. Por lo tanto, una de sus principales ventajas es que no implica pérdida de liquidez como tal.

Mediante la compensación de deudas, una empresa puede llegar a eliminar directamente su morosidad o al menos a reducirla significativamente. Es decir, si una empresa debe 1.000 euros a otra empresa y esa otra debe a la primera 850 euros, mediante la compensación de deuda la morosidad entre ambas quedaría reducida directamente a 150 euros sin que en ningún momento haya existido un movimiento de dinero como tal.

cuentas2

Sin embargo, lo interesante de esta fórmula  es su capacidad para abarcar no una deuda puntual sino cadenas de deuda, de forma que toda una serie de empresas puedan entrar en la ecuación para compensar saldos pendientes de pago y cobro. En este caso estaríamos hablando de una compensación de deudas multilateral, que permitiría cerrar una cadena de deudas y reducir así al máximo el volumen de morosidad de distintas empresas que, hayan mantenido directamente o no una relación comercial, tengan un nexo en común.

Plataformas online como Deudae se dedican a ofrecer este servicio pionero de compensación de deudas multilateral, detectando cadenas de deuda e intermediando para promover la mayor reducción de deudas que sea posible en cada caso.

Para acogerse a este servicio, el requisito es ser una empresa acreedora y deudora al mismo tiempo para poder registrar las facturas pendientes de pago y de cobro. A partir de ahí, un algoritmo matemático se encarga de detectar las distintas cadenas de deuda y a las empresas implicadas, para a continuación poder proceder a ejecutar las compensaciones.

Las mejores bicicletas para niños: ¿bicis con ruedines o bicis sin pedales?

Cuando se trata de saber cuales son las mejores bicicletas para niños tenemos dos opciones principalmente:

 

1) La bicicleta sin pedales: las bicicletas sin pedales están especialmente diseñadas para que los niños y niñas aprendan a correr deprisa y con firmeza encima de una bici sin tener que pasar por ninguna fase de entrenamiento para mantenerse en pié sobre las dos ruedas. Pero a pesar de que esta bici no tiene pedales continúa sirviendo para que los pequeños aprendan a mantener el equilibrio, mejoren su coordinación y asimilen el manejo de unos manillares para que de ese modo puedan pasarse a la bicicleta con pedales más rápida y fácilmente.

 

2) La bicicleta con ruedines. La bici con ruedines consisten en una bicicleta tradicional ayudada de ruedines a los lados de la rueda trasera que ayuda a los niños pequeños a llevar una bici manteniendo el equilibrio antes de que den el paso de comenzar a aprender sin la ayuda.

bicicletas
¿Qué tipo de bicicletas para niños son entonces las mejores para que aprendan y mejoren sus competencias motrices?

 Básicamente dependerá de nuestras preferencias y las de nuestro pequeño. A muchos niños y niñas les parecerá todo un reto ponerse encima de una bici e intentar pedalear, mientras que a otros les pueden ser más atractivas las bicis sin pedales. No debemos preocuparnos de si sus pies alcanzarán el suelo o si tendrán la fuerza suficiente en sus piernas para impulsarse. Las bicicletas para niños están todas adaptadas para que todos los niños puedan hacerlo sin ningún tipo de problema, solamente irán a su paso, es decir, un poco más despacito. A medida que vayan mejorando en el manejo, serán capaces de aumentar su velocidad de forma extraordinaria. Antes de que nos demos cuenta los veremos manejándose sin ningún tipo de problema, ya que a esas edades basta con darles la oportunidad de que aprendan algo para que lo hagan. En si mismo es una preparación para una futura afición por el deporte.

Sin embargo, algunos padres preferirán las bicis con ruedines por una sencilla razón: no se aprende a pedalear de un día para otro, todo requiere un entrenamiento paulatino. Pensemos por un momento que si ya han aprendido a manejarse en un triciclo o creemos que cuentan con el equilibrio y coordinación suficiente después de haber usado una bici sin pedales, puede ser el momento de pasarse a la bicicleta con ruedines, lo cual les servirá de antesala para usar la bicicleta sin ningún tipo de ayuda.