Redes sociales y posicionamiento SEO

Hoy en día, las redes sociales son el mejor canal para llegar de forma directa a los usuarios, conversar con ellos y saber cuáles son sus gustos. Gracias a las redes sociales podemos saber quiénes son nuestros usuarios realmente. Por todo esto, esta herramienta se ha convertido en un factor clave para posicionar a una marca en Google.

google

El SEO es el posicionamiento natural en los buscadores que las marcas intentan conseguir para aparecer en las primeras posiciones de Google. Para conseguirlo debe realizarse un gran trabajo de optimización de web interna y de enlaces externos, entre otras muchas otras cosas.

Dentro del posicionamiento SEO, las redes sociales nos ayudan a incrementar las visitas hacia la página web gracias a que existe una mayor visibilidad al encontrarse en las primeras posiciones del buscador.

Esto ocurre debido a que el contenido que se comparte, los comentarios y los ‘likes’ por parte de los usuarios otorgan mayor relevancia dentro de los buscadores. Pero, sobre todo, el aspecto más importante dentro de las redes sociales es el marketing de contenidos.

 

¿Cómo trabajar los contenidos de las RRSS?

Los usuarios necesitan información ya sea por necesidad o por entretenimiento. Nos encontramos ante un usuario más especializado y más exigente en cuanto a contenidos. Por ello, el contenido de calidad supone de gran importancia en el tema. Entre otras cosas, el marketing de contenidos consigue mayor tráfico cualificado a la web y ayuda al ‘engagement’.

Lo ideal es combinar unos contenidos junto con imágenes, vídeos, links o infografías que ayuden a entender la información y la hagan más visual.

Ya no cabe duda de la importancia que tienen los Social Media para las marcas, pero no se puede caer en el error de tener perfiles en todas las redes sociales habidas y por haber. Primero, analicemos qué tipo de negocio tenemos, qué tipo de público buscamos y qué redes sociales existen y entonces tomemos una decisión sobre en qué redes sociales nos queremos encontrar.

El trabajo en Social Media debe ser habitual y constante, por ello, podemos organizar un calendario con los días y horas que publicaremos en cada red social y programar los contenidos.

Sin embargo, no solo debemos trabajar en contenidos. Las redes sociales tienen una gran ventaja y es que se pueden medir resultados y monitorizar todos los elementos. Para ello, existen muchas aplicaciones y herramientas que nos pueden ayudar a medir cada red social. Esto nos ayudará a saber qué estamos haciendo bien y qué no, para tomar un tipo de estrategia online determinada.

Entendiendo el etiquetado de juguetes

Actualmente existen millones de juguetes en el mercado, y cientos de otros entran nuevos en las tiendas cada año. Los juguetes deben ser divertidos y son una parte importante del desarrollo de cualquier niño. Pero todavía a día de hoy, muchos niños son tratados en urgencias por lesiones relacionadas con juguetes. La asfixia es un riesgo particular para los niños de 3 años o menores, ya que tienden a llevarse objetos a la boca. Es por ello que la fabricación de juguetes para niños seguros es crucial.

Los fabricantes siguen ciertas pautas y clasifican la mayoría de juguetes nuevos para grupos de edad específicos. Pero aún así, lo más importante que un padre puede hacer es supervisar el etiquetado del juego. Para entender un poco más las indicaciones aquí van algunas aclaraciones:

baby-17366_640

A tener en cuenta en la etiqueta:

1.Marcado “CE”: Esta marca asegura que el juguete cumple con las disposiciones establecidas por la Directiva del marco de la Unión Europea y por lo tanto cumple los requisitos legales que aseguran que se trata de un juguete seguro para su uso.

2. Nombre de marca, juguete y proveedor: Es imprescindible que en el etiquetado o envoltorio del juguete conste el nombre del fabricante o proveedor, su razón social, su dirección, el nombre del juguete o la marca.

3. Edad recomendada: Muchas veces se mal interpreta la edad recomendada y se piensa que si dice que no está recomendado para niños menores de 3 años es porque no les gustará el juguete o no les llamará la atención. Cuidado con eso! Si pone que no es recomendable para menores de 3 años probablemente se deba a que contiene piezas pequeñas y como a esa edad tienden a llevarse los objetos a la boca no se recomienda ese juguete de ninguna de las maneras! Es por ello importante que en el etiquetado aparezca la edad recomendada del juguete.

4. Instrucciones de uso: Normalmente estas instrucciones suelen aparecer o en el envoltorio/etiqueta o dentro en un folleto. Para asegurar que se trata de un juguete seguro, prestar especial atención a las Advertencias, pues si están presentes eso querrá decir que existe algún riesgo asociado al juguete o al juego con este si no se siguen las indicaciones. Un ejemplo de estas es:

Juguetes no recomendados a niños menores de 3 años.

Juguetes de actividad. Estos llevarán la advertencia de “solo para uso doméstico”. Su estructura de apoyo estará inmóvil para la actividad, suele estar destinado a que el niño practique actividades tales como: columpiarse, saltar, escalar,trepar, etc.

Juguetes funcionales. Llevarán la advertencia de “Utilícese bajo la vigilancia directa de un adulto”.

Juguetes químicos. Su advertencia será “no conviene para niños menores de X años. Utilícese bajo la vigilancia de un adulto”. Destinado para el uso de mezclas químicas, por lo que es necesario utilizarlo acorde a la edad y bajo la supervisión de un adulto.

Patines, patines de ruedas, patines en línea, monopatines, patinetes y bicicletas e juguete para niños. Advertencia será “conviene utilizar equipo de protección. No utilizar en lugares con tráfico”.

Juguetes destinados a utilizarse en el agua. Su advertencia indicará “Utilizar solo en agua donde el niño pueda permanecer de pie y bajo vigilancia de un adulto”.

Juguetes en alimentos. Indicará “Contiene un juguete. Se recomienda la vigilancia de un adulto”.

Juguetes que imitan máscaras y cascos protectores. Deben indicar en su advertencia “Este juguete no ofrece protección”.

5. Tamaño o talla del juguete: Asegúrate de que tu hijo está físicamente listo para el juguete. Por ejemplo, los padres de los niños pueden comprar una talla de bicicleta demasiado grande para no tener que comprar una nueva bicicleta el año siguiente. Esta táctica puede provocar lesiones graves si un niño no tiene las habilidades físicas para controlar la bicicleta. Por lo que asegúrate que el tamaño es el adecuado para la altura de tu hijo.

6. Evitar juguetes con imanes pequeños: Pequeños y potentes imanes se utilizan a menudo en los juguetes, y si se desprenden del juguete pueden ser tragados por un niño. Vigilar que el juguete esté libre de metales.

7. Juguetes tóxicos: Chequear la seguridad del juguete, pues querrás asegurarte que no está fabricadocon productos químicos que puedan dañar a tu hijo. Los ftalatos, o “plastificantes,” se utilizan para fabricar plástico más flexible y resistente, y estas sustancias químicas se encuentran en muchos juguetes. Cadmio, plomo, mercurio y arsénico son otros productos químicos se pueden encontrar en todo, desde las muñecas y figuras de acción a la joyería de los niños y animales de peluche.

Una vez revisado la etiqueta del juguete siempre es recomendable no tirar ni el envoltorio del juguete ni su etiqueta, pues posiblemente indique un teléfono de emergencia o dirección de fabricación. Es recomendable también siempre guardar el ticket de compra si lo que se quiere es cambiar o para cualquier tipo de reclamación.