¿Se puede considerar la caza como un deporte?

En ciertos aspectos, normalmente menos orientados hacia actividades cinegéticas, se rechaza la idea de que la caza sea considerada como un deporte. Pienso que a fin de que tal afirmación se sostenga y, en suma, poder juzgarla, es importante conocer a fondo qué es lo que se entiende por deporte así como saber qué es exactamente la caza.

La situación más horrible se produce cuando en el fondo no hay una buena intención. El ánimo de practicar deporte a día de hoy busca más que nunca mantener tanto el cuerpo como la mente sana, aunque por lo visto hay ciertas personas que no ven del todo aplicable el dicho de Nerón para los cazadores.

1

La polémica termina a partir del momento en el que la caza se considera como un deporte en el ordenamiento deportivo y jurídico español. En suma, La RFEC (Federación Española de Caza) se considera, a pesar de lo que otros puedan opinar, como una integrante más del Consejo Superior de los Deportes.

En todas y cada una de las Comunidades Aut. Españolas, las Federaciones de Caza y demás organismos, las modalidades de caza forman parte al 100% de la Consejería Deportiva de acuerdo con lo establecido en las leyes de cada autonomía. Dicho esto, poco más hay que añadir.

Independientemente de este supuesto oficial, el cual pondría punto final al debate que gira en torno al hecho de que si la caza es, o no, un deporte, me gustaría repasar ciertos puntos a fin de poder entremezclar a esta, ahora sí, práctica deportiva, dentro de la misma.

Convencido me hayo de que la actividad cinegética no solamente es un deporte que fecha de hace miles de años, sino que, por si fuera poco, en cada uno de los periodos históricos han sido muchos otros factores los que le han aportado grandeza y majestuosidad, entre ellos el equipamiento, la vestimenta y los http://decaza.net/zapatos/ que en cada uno de los periodos los humanos cazadores llevaban; lo cual en muchos casos ha servido para poder hallar restos arqueológicos de nuestros antepasados y, por ende, descubrir grandes acontecimientos.

2

Está claro que entre las más de cuarenta variantes de caza, y casi 75 técnicas, que a día de hoy utilizamos los cazadores a fin de llevar a cabo esta práctica, cabe destacar que cada vertiente requiere de un esfuerzo distinto así como de una intensidad diferente.

La RAE define el deporte como “una recreación, pasatiempo, diversión, ejercicio físico o placer (…)”. El mismo organismo, también matiza qué se entiende por competición o juego, y que por cierto, es la única entrada que es considerada por la UNESCO.

Resumiendo, hasta la fecha de hoy el deporte siempre ha sido definido como: “esfuerzo agradable y voluntario, que no tiene de recompensa asegurada y que normalmente es practicado al aire libre. El deporte competitivo siempre se realiza adaptado a una normativa vigente.”

Los campeonatos de caza son regulados por organismos deportivos que disponen de reglamentos específicos que, normalmente, se editan por la RFEC. En el caso que nos acontece, las competiciones que subyacen en la modalidad de “caza”, absolutamente todas están sujetas a un reglamento.

3

En lo referente a la caza, diremos que es una actividad que durante todos los años pasados ha estado ligada a diversas definiciones así como fines distintos para el humano cazador. El DRAE asegura que cazar, proviene de la lengua latina “captiare”, lo cual significa seguir o buscar a las fieras, aves y otras clases de animales o fieras a fin de matarlos o cobrarlos.

Las correspondientes leyes de caza de mitades del siglo pasado, así como las de cada comunidad autónoma actual, definen la caza legal como “aquella que es ejercitada por el hombre mediante armas, medios y artes para atraer, buscar, acosar o perseguir animales recogidos legalmente, con el objetivo de matarlos, capturarlos o atraparlos para terceros”.

4

A modo de resumen final, diremos que la caza, entre otros muchos factores, tiene los siguientes condicionantes: “es una actividad que necesita de un esfuerzo continuo, que se practica de forma agradable y voluntaria, que no asegura recompensa alguna, ejercitada al aire libre y sujeta a diversas normativas.”, esta, es exactamente la misma definición que anteriormente citábamos de lo que era, o no, un deporte, por lo que es evidente el paralelismo que existe, sin siquiera entrar a valorar la necesidad de obtener un aval jurídico ni filosófico de todos aquellos escritores y conservacionistas que durante estos últimos años han intentado desprestigiar a la caza como lo que es, un deporte en su mayor esplendor.

Referencia:

http://www.club-caza.com/

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>