Ventajas de la tarima flotante

Si estás pensando en llevar a cabo una reforma del suelo de tu hogar y tienes un presupuesto ajustado al que ceñirte, un buen punto de partida es considerar comprar tarima flotante, la cual ha evolucionado como una gran alternativa a los suelos de madera o piedra natural, debido a sus ventajas.

Ventajas de los suelos laminados

Infinita variedad de diseños

Cualquier diseño que podamos imaginar es posible, tanto si queremos que imite la madera, los mármoles o la piedra. Incluso los acabados más realistas pueden reproducirse, desde el raspado a mano a las marcas propias de la sierra.

El precio

En la medida en que el proceso de fabricación de una tarima flotante tiene lugar a menudo en las mismas instalaciones, el coste de producción es más barato, lo cual posibilita que el coste de venta al público se más asequible que el parquet o la piedra natural.

Respetuoso con el medio ambiente

La huella de carbono de la fabricación de suelos laminados es mucho menor que la que implica la siembra, tale y transporte de maderas, o la extracción y trasporte de piedras.

Captura

Fácil instalación y desinstalación

La gran mayoría de suelos laminados tienen un sistema de clic que permite instalarlos de forma sencilla como tarima flotante.

Resistente contra los arañazos y las manchas

Los suelos laminados de mejor calidad tienen distintas microcapas que lo hacen muy resistentes a los arañazos y las machas, mucho más que la propia madera.

Instalable también incluso en suelo radiante

Debido a sus resistencias, los suelos laminados pueden ser instalados también en lugares como el baño. Sin embargo, presta atención a las tarimas – que al igual que la madera – no son resistentes al agua. Asimismo, existen suelos laminados específicamente diseñados para usarse con suelos radiantes, pero asegúrate siempre de que son compatibles.

Fácil de limpiar y mantener

Los suelos laminados son también fáciles de limpiar, basta con barrerlos y pasar la mopa sobre ellos. No es necesario ningún mantenimiento anual.

Si estás preocupado acerca de su dureza o de su absorción de sonido, asegúrate de escoger un suelo laminado de un grosor mínimo de 12 milímetros, sin contar con la capa inferior. Las láminas más gruesas tienden a causar mejores sensaciones en términos de autenticidad, ya que los relieves de las capas puedes ser más profundos, detallados y realistas.

Otra forma de comprobar rápidamente la calidad de las láminas es comprobar su hinchado de humedad: el porcentaje no debe ser superior al 18%, aunque lo ideal es que sea menor del 13%.

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>